Inicio > Musculación > ¿Puede tu Fitbit avisarte de que vas a sufrir un trastorno digestivo?

¿Puede tu Fitbit avisarte de que vas a sufrir un trastorno digestivo?

Que levante la mano el que no tenga una pulsera de actividad o reloj inteligente. Si no te lo has comprado tú, te lo han regalado seguro. Estamos totalmente enganchados a conocerlo todo sobre nosotros: la cantidad de pasos que andamos, el ritmo, la frecuencia cardíaca, las horas de sueño, etc. Pero este tipo de wearables cada vez invierten en funciones nuevas que predicen enfermedades graves, como un ritmo cardíaco irregular o una embolia pulmonar. Y toda esta información puede jugar a favor nuestra para predecir problemas digestivos.

¿Cómo puede ayudarte tu Fitbit?

Según un nuevo estudio preliminar, realizado en la Universidad de Chicago, los datos recopilados de controladores de actividad, como Fitbit, pueden servir como un sistema de alerta preventiva para los 3 millones de personas con enfermedad inflamatoria intestinal en Estados Unidos.

La investigación se presentó en la Semana de Enfermedades Digestivas, y los investigadores contaron con relojes Fitbit de 56 personas que recientemente habían sido diagnosticadas con colitis ulcerativa, enfermedad de Crohn, o con trastornos de enfermedad inflamatoria intestinal. Cuando las enfermedades están activas, causan inflamación en el tracto gastrointestinal, y en algunos casos también en las zonas circundantes. Esto deriva en síntomas como diarrea, dolor abdominal, cólicos, sangrado rectal o fatiga.

Durante un año, los investigadores recogieron datos de niveles de actividad, frecuencia cardíaca y patrones de sueño de los participantes, junto con datos de la colonoscopia y la cantidad de proteína C reactiva y calprotectina fecal. Estos son dos indicadores principales de inflamación intestinal que pueden avisar de un brote de la afección.

Los científicos descubrieron que en las semanas previas a un brote del trastorno confirmado, los voluntarios registraron menos pasos y mostraron mayores tasas cardíacas en reposo que los que permanecieron sin síntomas. De hecho, las personas que tuvieron un brote registraron 2.000 pasos menos al día.
Por otro lado, no se encontró una gran diferencia en cuanto a la calidad del sueño, pero el autor del estudio aseguraba que hay otras investigaciones que sí vinculan la falta de sueño con brotes en enfermedad inflamatoria intestinal.

Los médicos pueden beneficiarse de los datos de tu wearable

Evidentemente, se necesita hacer más investigaciones para conocer si las personas que tuvieron un brote simplemente redujeron su actividad porque empezaron a sentirse enfermas, y no si la actividad física en sí ayudaba a prevenir las alertas.

Es posible que este seguimiento pueda ser un paso hacia una mejor prevención de brotes en el futuro, sobre todo en términos de equilibrar el uso de medicamentos con mejoras del estilo de vida. De hecho, estos datos podrían ser usados por los médicos para crear pautas sobre la actividad y otros comportamientos que ayuden a los pacientes a mantenerse al tanto de su propio descontrol.

«En nuestro estudio, cada 1.000 pasos adicionales por día que un paciente tomó, hizo que disminuyeran sus probabilidades de recaída en un 16%«, dijo. «Todavía no sabemos si el ejercicio es anti inflamatorio, pero hay pruebas que sugieren que puede ser«.

The post ¿Puede tu Fitbit avisarte de que vas a sufrir un trastorno digestivo? appeared first on Lifestyle.