Inicio > Musculación > Evita que la salmonelosis arruine tu verano con estos consejos

Evita que la salmonelosis arruine tu verano con estos consejos

La salmonelosis es una de las infecciones más comunes en verano, debido a que tendemos a comer fuera de casa (y en lugares que no conocemos). Es cierto que podemos sufrirla en cualquier momento, incluso en nuestra propia casa, por lo que te enseñamos a detectarla y a luchar contra su aparición.

¿Qué es la salmonelosis y cuáles son sus síntomas?

La salmonelosis no es más que una infección por salmonela. Es decir, nos enfrentamos a una enfermedad bacteriana que afecta directamente al sistema intestinal. Esta bacteria suele vivir en los intestinos de animales y humanos y se expulsa mediante las heces. Por lo general, las personas nos infectamos mediante el contacto con agua o alimentos contaminados por la salmonela.

Es común que algunos no presentes síntomas, aunque hay quienes manifiestan fiebre, calambres abdominales y diarrea en un periodo de 8 a 72 horas. No es una enfermedad grave, ya que lo normal es que las personas se recuperen a los pocos días sin un tratamiento radical. 
Lo que sí debemos tener en cuenta es el nivel de deshidratación, en el caso de que tengamos episodios de diarrea. Siempre hay que acudir al médico para que valore nuestro caso, ya que incluso podríamos empeorar nuestra salud intestinal.

La salmonelosis suele ser fruto de comer carnes, aves, huevos o productos con base de huevo, que estén crudos o poco cocidos. El período de incubación puede estar entre varias horas y dos días. Es habitual que este tipo de enfermedad se clasifique como gastroenteritis vírica, por lo que quizás ya la has tenido y no lo sabes. Los síntomas más comunes son: náuseas, diarrea, fiebre, vómitos, dolor de cabeza, escalofríos o calambres abdominales. Estos suelen durar entre dos y siete días, aunque la diarrea puede extenderse hasta los 10 días. Aun así, la salud intestinal puede verse muy dañada y tardar varios meses en recuperarse.

¿Cuáles son las causas de su aparición?

La bacteria salmonela vive en el intestino de las personas, de los animales y de las aves. La mayoría sufren salmonela por ingerir alimentos contaminados con heces. Los alimentos de los que hablamos pueden ser:

  • Carne cruda de res, ave y pescado. Es muy posible que las heces se introduzcan en la carne cruda en el proceso de la matanza. Los pescados pueden también estar con esta bacteria si están dentro de un agua contaminada.
  • Huevos crudos. Aunque la cáscara puede ser una barrera natural para la contaminación, existe el peligro de que haya gallinas infectadas por salmonela y produzcan huevos que la contengan en el interior.
  • Frutas y verduras. Hay ciertos producto frescos que pueden haber sido hidratados en el campo o lavados con agua contaminada con salmonela. Si bien también puede darse el caso de que se contaminen en la cocina, al entrar en contacto con carnes crudas o cáscaras de huevo.

Aun así, la higiene de la persona que cocina también es fundamental para no transmitir la salmonelosis. Es común que se contagie después de ir al servicio o de cambiar pañales. Además, la infección también puede venir por las mascotas, sobre todo pájaros y reptiles.

¿Cómo evitar tener salmonelosis?

Si tienes salmonelosis, lo recomendable es tomar precauciones para evitar contagiarle la bacteria a otras personas. Es importante la higiene al cocinar o cuidar bebés, personas mayores y aquellas con un sistema inmunológico débil. Todos los alimentos deberías cocinarlos totalmente, además de conservarlos de manera adecuada.

Lávate las manos con frecuencia y de manera cuidadosa, te dejamos un artículo para hacerlo adecuadamente. Si quieres evitar la contaminación cruzada, guarda la carne cruda y el pescado apartado del resto de alimentos en tu frigorífico. Sobre todo, nunca coloques alimentos cocidos en un plato sin lavar o que antes estuvo en contacto con la carne cruda.

The post Evita que la salmonelosis arruine tu verano con estos consejos appeared first on Lifestyle.